Inicio / Madresfera / Aspecto de los recién nacidos3 minutos de lectura

Aspecto de los recién nacidos3 minutos de lectura

¿Por qué dedicar un post al aspecto de los recién nacidos al llegar al mundo? Quizá porque es algo más importante de lo que parece, por la sencilla razón de que las películas y las series nos han presentado una imagen de los recién nacidos que no es nada realista.

¿Quién no ha visto un parto en una película o en el capítulo de una serie donde el aspecto del recién nacido es el de un bebé limpito, precioso y rosadito, encantado de conocer a sus papás?

Seguramente tienes una escena en mente y quizá incluso hayas fantaseado con reproducirla con tu propio bebé, pero te debemos advertir que el aspecto de tu recién nacido no será tan estupendo. Es muy importante advertirlo, por la sencilla razón de que algunos padres primerizos se asustan al comprobar este extremo, pensando que algo va mal

Aspecto de los recién nacidos

aspecto de los recién nacidosVamos a realizar algunas indicaciones sobre el aspecto de los recién nacidos que tienen realmente, para que puedas tenerlas en cuenta.

En primer lugar, es importante señalar que, dependiendo del tipo de nacimiento que se haya producido, el aspecto de tu bebé puede sufrir modificaciones.

Es habitual que la cabeza de los bebés muestre un aspecto un tanto puntiagudo, pues han tenido que atravesar el canal del parto y los aún flexibles huesos de su cabeza se han adaptado a esa circunstancia. 

Asimismo, la piel puede tener un aspecto rojizo bastante impactante durante sus primeros momentos de vida, que pasará a ser rosado en unos pocos días. Eso es normal y no debe suponer ningún problema.

También es habitual que las extremidades tengan un pequeño tinte azulado, pues su circulación todavía no es muy buena y la sangre no les llega muy bien ahí.

Incluso puede que su piel tenga un tinte amarillento, pero esto no suele suponer ningún problema y en la inmensa mayoría de los casos, desaparece por sí sola. Por lo tanto, es muy probable que la piel de tu bebé no presente su aspecto definitivo hasta pasadas algunas semanas desde su nacimiento, por lo que no te alarmes por ello.  

Nada más nacer, tu bebé aún puede tener restos de vérnix caseoso y de lanugo, que han protegido al bebé durante parte del embarazo. Aunque su presencia disminuye en la recta final del embarazo, muchos recién nacidos conservan restos de estas sustancias tras su nacimiento. Por lo tanto, no te alarmes si detectas residuos de la sustancia grasienta que es la vérnix o restos del fino vello que componen el lanugo sobre la fina piel de tu bebé. También es posible que detectes unos pequeños granitos blancos en la cara de tu bebé, que reciben el nombre de milia. Ten en cuenta que son granitos totalmente inofensivos y que desaparecerán con el tiempo sin ningún problema.

Asimismo, tu bebé también puede presentar una ligera inflamación en diversas partes de su cuerpo, especialmente en los ojos y en el área de los genitales. No te alarmes por ello, pues esto es algo normal. En todo caso, los médicos que estén monitorizando el desarrollo de tu bebé os advertirán si ven algo de lo que realmente debéis preocuparos.

Así pues, como puedes ver, el aspecto de los recién nacidos distará mucho de ser como el de los que aparecen en las películas, por lo que no te alarmes.

¡Estamos seguros de que, para ti, será el más guapo del mundo!

 

Otros usuarios están viendo: Colecho|Ventajas y desventajas

Artículos relacionados

comer durante el parto

Comer durante el parto: Reflexiones a considerar

Durante mucho tiempo, existía una creencia muy extendida de que las mujeres no debían comer …