Inicio / Padresfera / Avisos para padres primerizos6 minutos de lectura

Avisos para padres primerizos6 minutos de lectura

avisos para padres primerizosSi faltan pocos días a la llegada de tu bebé, echa un vistazo a este avisos para padres primerizos para que alguna que otra situación no te pille por sorpresa.

Muchas cosas cambiarán en tu vida cuando llegue tu bebé a casa. Pero hay miles de situaciones que nadie te advierte que van a pasarte sí o sí. Son parte de la aventura de la paternidad y te aseguramos que llegará el día en que mires atrás y las recordarás con cariño. ¿Quieres conocer algunas de las cosas que sucederán o que aprenderás cuando tu bebé entre por la puerta de tu casa? ¡Pues sigue leyendo!

1. Serás cagado, meado, vomitado y babeado durante meses. He conocido a muchos hombres que eran realmente tiquismiquis. Pero tanto que simplemente ver la caca de un animal les provocaba arcadas. Y todo eso se acabó en el momento en que su bebé recién nacido entró por la puerta. Sé consciente de que por muchas precauciones que tomes, tu pareja y tú seréis los depositarios preferidos de muchas de sus involuntarias emisiones. No te preocupes; te acostumbrarás a los dos días, pero ten siempre en mente que esto va a suceder.

Por lo tanto, te aconsejamos que interiorices trucos tales como nunca llevar ropa cara alrededor de tu bebé a no ser que no te quede otro remedio, cámbiate la ropa de trabajar por una que se pueda estropear tan pronto como entres por la puerta y acumula camisetas y pantalones de estar en casa antes de la llegada de tu bebé. Te recomendamos que te encargues de esto último antes del nacimiento porque después, probablemente, no tendrás tiempo. Te lo decimos porque es muy probable que necesites cambiarte de ropa o, al menos, de camiseta, dos o tres veces al día. Y llegará un momento en que si tu ropa está un poco manchada de babas, pis o caca, ni te des cuenta. Así que no te extrañes si pasas de ser una persona muy meticulosa y preocupada por el aseo personal a uno de esos tipos que pueden pasarse con la misma camiseta sucia tres días. ¡Es una de las maravillas de la paternidad!




2.No deseches ninguna ropita que te regalen, por muy horrible que sea. Te aseguramos que acabarás utilizándola. Cuando recibas algunas piezas de ropita que te regalen algunos amigos o familiares, puede que te preguntes si esa persona tiene el gusto donde el sol no brilla porque ese modelo es, sencillamente, horrible. Recibes el regalo con una sonrisa, pero prometes que nunca someterás a tu hijo o hija a tal tortura y puede que decidas regalarlo, donarlo o, directamente, tirarlo. No lo hagas, porque te aseguramos que, por mucho que lo odies, seguramente se lo acabes poniendo. La razón es muy sencilla. Llegará un momento en que tu cesta de la ropa sucia esté llena, no te haya dado tiempo a poner una lavadora y lo único que le quede limpio a tu bebé sean precisamente aquellos conjuntos que nunca deseaste ponerle porque no te gustaban ni pizca.

Pero no vas a permitir que tu pequeño permanezca sucio o con frío mientras limpias su ropita, por lo que acudes a esos regalos como último recurso. Y, en esos momentos en lo que no tienes nada limpio para tu hijo, agradecerás haberlos conservado. Esto siempre pasa, así que guarda siempre esos conjuntos horribles que pueden llegar a regalarte. Nunca sabes cuándo puedes necesitarlos.

3.Te aseguramos que cambiar pañales no es tan fácil como parece, pero le pillarás el truco. Cambiar pañales es bastante más difícil de lo que parece. Puede que hayas practicado con muñecos y que te sepas toda la teoría pero, si no lo has hecho antes, la realidad te va a dar una buena bofetada en la cara cuando intentes hacerlo por primera vez.

El bebé puede llegar a moverse mucho, temerás que se caiga mientras intentas coger alguna cosa que se te ha olvidado, no sabrás nunca si has echado suficiente cremita o muy poca, el talco se volverá loco y, cuando intentes dar todo por finalizado, te encontrarás con que todo es extremadamente pequeño para tus dedos y que no hay forma de abrochar los corchetes o botones de forma adecuada. A veces incluso te preguntarás durante un buen rato si el pañal está al derecho o al revés. Pero no te preocupes; mejorarás con la práctica y, en cuestión de semanas, serás capaz de cambiar un pañal incluso dormido.

4.Tu casa parecerá un estercolero. Mi madre me contaba que, cuando mi hermana y yo éramos bebés, su hermana siempre se quejaba de lo desordenado que estaba todo y ella se enfadaba mucho. Y mi tía tuvo que disculparse por eso tan pronto como ella tuvo un bebé y se dio cuenta de que no hay tiempo material para mantener la casa impoluta mientras estás atendiendo a un bebé. Y, si es imposible conseguirlo cuando es un recién nacido y ambos padres están de baja, cuando vuelven a trabajar y el bebé se vuelve movible, es una auténtica quimera. Por lo tanto, prepárate para el hecho imposible de evitar de que tu casa se va a convertir en un auténtico desastre durante los meses venideros.

Tendrás siempre torres de ropa por lavar, secar y planchar, habrá cosas del bebé tiradas por todas partes y probablemente tu fregadero esté constantemente lleno de cosas sin lavar. Pero no te preocupes por esto. Tu bebé es más importante, por lo que haz lo básico y trata de no agobiarte por esto. Y, si la cosa se desmadra más de lo habitual (por ejemplo, cuando el bebé se pone malito o habéis pasado muchas noches sin dormir), acude a todos esos familiares y amigos que siempre se ofrecen para ayudarte y pídeles que te ayuden con las tareas de la casa. Pero, en todo caso, ten en cuenta que esto va a ocurrir sí o sí.

Y la lista de avisos para padres primerizos es muy larga. A medida que tu hijo vaya teniendo más edad, irán surgiendo muchas situaciones que no os esperáis. Te recomendamos leer mucho, habla con más padres, leer foros, informate en páginas especializadas…etc, así adquirirás conocimiento y flexibilidad que te serán de mucha ayuda a  hora de responder ante situaciones inesperadas.



Artículos relacionados

qué regalos a una embarazada

Qué regalar a una embarazada

¿No sabes que regalar a una embarazada? Cuando una pareja dice a la gente que …