Inicio / Madresfera / Complicaciones durante el embarazo6 minutos de lectura

Complicaciones durante el embarazo6 minutos de lectura

complicaciones durante el embarazoAunque es muy desagradable, pero tenemos que reconocer que puede haber algunas complicaciones durante el embarazo. Esta es la parte del embarazo en la que a nadie le gusta pensar. Pensar que a tu bebé y a tu pareja les puede pasar algo grave contra lo que no puedes luchar es, realmente, algo horrible. Sin embargo, si estas complicaciones hacen su aparición, es importante que estés informado. Sólo si dispones de la información adecuada podrás tomar una decisión informada y meditada si la situación lo requiere.

Aún más, si conoces estos problemas y sus síntomas más importantes, podrás reconocer esas afecciones en tu pareja antes incluso de que ella sepa lo que está pasando y puedes ganar un tiempo precioso que, en los casos más  graves, puede salvar su vida y la de vuestro hijo. Por lo tanto, te recomendamos leer este artículo:

Complicaciones durante el embarazo

Sangrado

Una de las complicaciones durante el embarazo más comúnes es el sangrado vaginal, especialmente si viene acompañado de dolor abdominal, es una señal que nunca debes ignorar. Muchas mujeres pueden experimentar leves segregaciones vaginales durante el embarazo que se relacionan con el hecho de que esa zona de su cuerpo recibe un mayor flujo de sangre durante ese periodo, pero no son graves. Sin embargo, en el momento en el que tu pareja empiece a sangrar, te recomendamos que vayáis al hospital, pues puede ser indicativo de algo grave.

Cuando se experimenta un sangrado importante durante el primer trimestre, puede ser indicativo de que se está produciendo un aborto espontáneo, pero si viene acompañado de dolores abdominales, pinchazos y sensación de mareo, puede ser que se haya producido un embarazo ectópico. Por otra parte, cuando se produce durante el tercer trimestre, puede que el sangrado esté provocado por un desprendimiento de placenta.

Los desprendimientos de placenta constituyen un problema muy serio, pues puede provocar un parto prematuro, sufrimiento fetal y, en el peor de los casos, la muerte del bebé y graves problemas de salud para la madre como consecuencia de la pérdida de sangre. Por lo tanto, si en alguna ocasión tu pareja experimenta un sangrado, por mínimo que sea, acudid a urgencias o a vuestro médico particular lo antes posible.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional se produce cuando la madre presenta unos niveles de glucosa en sangre muy altos, lo que puede provocar complicaciones durante el embarazo, tanto para ella como para su bebé. Especialmente, las mujeres que sufren diabetes gestacional suelen tener bebés más grandes de lo habitual, lo que puede provocar un parto complicado o prematuro que puede poner en riesgo el bienestar de ambos. Asimismo, esta dolencia también puede derivar en otras complicaciones más graves, como la anteriormente mencionada preeclampsia, por lo que es necesario estar alerta.

La diabetes gestacional, una vez detectada, se puede controlar a través de una dieta estricta y de inyecciones de insulina. A través de los análisis periódicos que el ginecólogo y la matrona mandarán a tu pareja, se detectará fácilmente si sufre diabetes gestacional o no, pero si adviertes que está mucho más cansada de lo habitual o que come o bebe agua con mucha frecuencia, indícaselo a los especialistas.

Hyperemesis gravidarum

Esta afección tiene lugar cuando una mujer embarazada sufre vómitos muy severos y náuseas persistentes durante la inmensa mayoría de la gestación. Esto hace que la mujer no pueda hacer una vida normal, pierda peso rápidamente, se deshidrate y sufra mareos y desmayos a causa de su estado general de debilidad. Las mujeres que sufren esta afección también tienen problemas para obtener todos los nutrientes y vitaminas que necesitan, dado que suelen vomitar la comida poco después de ingerirla.

Las mujeres que sufren esta condición suelen necesitar una dieta especializada, atención constante y, en las situaciones más graves, necesitan ser hospitalizadas para recibir los nutrientes y los líquidos que le faltan por vía intravenosa. Si una mujer continúa teniendo este problema durante el tercer trimestre, deben extremarse las precauciones. Si crees que tu pareja sufre demasiados vómitos a lo largo del día y piensas que corre el riesgo de deshidratarse, no dudes en llevarla al hospital más cercano. Si esta situación se prolonga en el tiempo, consultadlo con vuestro médico y vuestra matrona para que os digan cuál es el mejor camino a seguir.

Preeclampsia

La preeclampsia es una afección muy grave caracterizada especialmente por un destacado aumento de la presión arterial de la madre. Esto puede provocarle una gran cantidad de problemas de salud, que van desde serios dolores de cabeza hasta edemas pulmonares, pasando por accidentes cerebro-vasculares y convulsiones, entre otros síntomas.

Esta afección también afecta negativamente al bebé, pudiendo provocar una ruptura de la placenta o problemas de crecimiento pero, en este caso, el mayor peligro lo suele sufrir la madre. La preeclampsia no desaparece hasta el nacimiento del bebé y en los casos más severos, si el bebé está lo suficientemente desarrollado, el médico os aconsejará que se provoque el parto por el bien de la madre.

En el caso de que se descubra que esta condición está afectando negativamente al crecimiento del bebé, si este está cerca de llegar a término, también pueden aconsejaros que se provoque el parto para evitar futuros problemas. Sin embargo, si todavía no es seguro dar a luz al bebé cuando se detecta la preeclampsia, tu pareja tendrá que recibir unos cuidados especiales durante el resto del embarazo y seguir al pie de la letra las recomendaciones médicas.

Generalmente, las embarazadas que sufren preeclampsia tienen que guardar reposo absoluto y, en los casos más graves, deben permanecer hospitalizadas y bajo atención médica constante lo que resta de sus embarazos. En cualquier caso, detectar y tratar la preeclampsia lo antes posible es fundamental para el bienestar tanto de la madre como del bebé. Por lo tanto, si tu pareja se queja de sufrir dolores de cabeza que no remiten, aumenta enormemente de peso de forma repentina o detectas que sufre una hinchazón inusual en los pies, las manos, los ojos y la cara, no te lo pienses dos veces y acudid al hospital lo antes posible. (más abajo encontrarás un video sobre la preeclampsia)

PREECLAMPSIA | COMPLICACIONES DURANTE EL EMBARAZO  

Artículos relacionados

final de la lactancia

Final de la lactancia y cómo elegir el momento adecuado

En muchas ocasiones, resulta difícil determinar exactamente cuándo se debe dar fin a la lactancia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir nuestros nuevos artículos por email?
SiONo
Suscribe-te y no te pierdas nada
BIEN HECHO
GRACIAS
Close