Inicio / Fiabilidada de tests de embarazo caseros

Fiabilidada de tests de embarazo caseros

tests de embarazo caserosCuando sospechamos que podemos estar embarazadas, nuestra primera idea puede ser ir a la farmacia o al supermercado a comprar alguno de los tests de embarazo caseros. Si lo haces, verás que existen muchas marcas distintas que incluyen diferentes porcentajes de fiabilidad y descripciones de sus técnicas.

Y puede que te asalte la imagen de alguna película o serie de televisión en la que la protagonista descubre que está embarazada utilizando uno de estos tests y luego descubre que, en realidad, ha sido un falso positivo.

Por lo tanto, es normal que se tengan dudas sobre la fiabilidad de los tests de embarazo caseros, por lo que queremos darte algo de información adicional al respecto para que tengas en cuenta qué es lo que puedes esperar de ellos.

En primer lugar, te recomendamos que siempre acudas a un médico para confirmar tu embarazo, aunque tu test haya dado positivo. Te lo decimos porque hasta el mejor de los tests puede tener un pequeño margen de error, por lo que lo mejor es que confirmes tu estado a través de un análisis de sangre y de orina profesional lo antes posible.

Además, si tu estado se confirma (que es lo más probable si tu test ha dado positivo), el profesional que te haya hecho la prueba podrá decirte cuáles son los siguientes pasos a seguir. En todo caso, aunque decidas no hacerte una segunda prueba de embarazo, te recomendamos que busques asesoramiento médico tan pronto como te sea posible, para empezar con los cuidados y controles prenatales de forma inmediata.

Dicho esto, ¿cuál es la fiabilidad de los tests de embarazo caseros? Antes de contestar a esta pregunta, debemos indicar brevemente cómo funcionan. Los tests de embarazo caseros determinan si una mujer está o no embarazada determinando si existen restos de la hormona hCG en la orina.

Esta hormona, cuyo nombre científico es el de gonadotropina coriónica humana, es de vital importancia durante el desarrollo del embarazo, por lo que su presencia en la orina o en la sangre es un indicativo más que fiable de que una mujer está encinta. Esto hace que los tests de embarazo caseros tengan una fiabilidad muy alta, pues la presencia o falta de ella de esta hormona rara vez puede dejar lugar a dudas.

Sin embargo, sí que existen momentos en los que se pueden producir errores, ya sea porque se presenta lo que se conoce como un “falso positivo” o porque el test dé negativo cuando la mujer sí está encinta.

Cuando fallan los tests de embarazo caseros

Se ha realizado mal el test de embarazo: Como leerás en las instrucciones, probablemente te darás cuenta de que el proceso es bastante sencillo. Los tests caseros suelen tener la forma de un palo, de la forma que la mujer sujeta un extremo y deposita una muestra de orina en la otra.

Sin embargo, algunas mujeres, en vez de hacer pis directamente sobre el test, lo mojan o recogen una muestra del váter. Cuando esto pasa, la orina se ha diluido en el agua, lo que puede hacer que el test no considere que existen en la mezcla unos niveles de hCG suficientes como para que se haya producido un embarazo.

En este caso, puede que sí estés embarazada, pero que tu orina se haya diluido tanto en el agua que el test no haya podido identificarlo. Por lo tanto, asegúrate de que el pis entre en contacto directamente con el test para aumentar su fiabilidad.

No ha pasado el tiempo suficiente desde la fecundación para que el embarazo se detecte: Nuestro cuerpo empieza a funcionar para nutrir y proteger a nuestro bebé desde el mismo momento de la concepción. Sin embargo, nuestro cuerpo tarda un poco de tiempo en presentar cambios apreciables. Por lo tanto, en el caso que nos ocupa, los resultados de los tests no son fiables si éstos se realizan antes de que pasen dos semanas desde la fecundación.

Los niveles de la hormona hCG todavía no están presentes de forma segura y estable hasta que pasan, como mínimo, dos semanas desde la concepción. Por lo tanto, si un test da negativo, puede que ya estés embarazada, pero de tan poquito tiempo que es incapaz de detectarlo. Si sigues teniendo sospechas de embarazo pasadas unas cuantas semanas más, repite el test y puede que el resultado sea totalmente distinto.

Se ha producido la fecundación, pero no hay un embarazo viable: En este caso, el problema es más complejo. Es cuando se produce el caso del “falso positivo” indicado anteriormente y se produce cuando el cuerpo de la mujer ha empezado a producir la hormona hCG porque ha habido fecundación pero, por distintas cuestiones, no habrá embarazo viable. Por ejemplo, puede llegar a ocurrir cuando un óvulo fecundado ha llegado hasta el útero, pero no se ha podido implantar exitosamente, por lo que el embarazo no llegará a producirse.

También puede suceder un proceso que recibe el nombre de “embarazo bioquímico”. Este se produce cuando el óvulo ha sido fecundado y el embrión se ha implantado en el útero, pero ha dejado de evolucionar, por lo que el embarazo no seguirá adelante aunque el cuerpo de la mujer se siga preparando para ello. Por último, también puede darse el caso de que se haya producido un embarazo ectópico, que tampoco es viable y que puede requerir intervención médica. Estos casos son excepcionales, pero debemos tenerlos en cuenta.

 

Alto nivel de la hormona hCG por razones ajenas a un embarazo: Hay situaciones en que el cuerpo de la mujer puede retener o producir niveles altos de hCG por razones ajenas a un embarazo. Esto ocurre, por ejemplo, poco después de un parto o después de haber sufrido un aborto, dado que el cuerpo de la mujer todavía no ha vuelto a su estado normal.

En líneas generales, los tests de embarazo caseros tienen un nivel muy alto de fiabilidad. Si te haces uno y da positivo, tienes motivos para alegrarte. En todo caso, te aconsejamos que seas precavida y que acudas lo antes posible a un médico para la confirmación de tu embarazo y para empezar con los cuidados prenatales necesarios.

 

Otros usuarios está viendo: Ofertas en tests de embarazo |Embarazo ectópico