Inicio / Madresfera / La depresión postparto: mitos sobre un problema muy real5 minutos de lectura

La depresión postparto: mitos sobre un problema muy real5 minutos de lectura

La depresión postparto continúa siendo, por desgracia, un tema mayoritariamente tabú en nuestra sociedad. Se da por sentado que toda mamá reciente debe sentirse totalmente extática y fabulosa tras la llegada de su pequeño y cualquier sentimiento que no se corresponda con este ideal se oculta como una vergüenza.

Sin embargo, la realidad rara vez es como la pintan y, además de la falta de sueño, las preocupaciones, los dolores y el cansancio que sin duda suelen hacer mella en la nueva mamá, también existe el riesgo cierto de sufrir una depresión postparto.

Si sospechas que tú (o tu pareja) estás sufriendo una depresión postparto, acude a tu médico sin dilación. La web y las personas de tu alrededor te darán muchos consejos al respecto, bienintencionados la mayoría pero, al final del día, lo que tienes que tener muy presente es que es una condición médica que debe ser monitorizada y atendida por un profesional en la materia.

Dejar esta enfermedad sin tratar puede llegar a ser muy dañino para la madre y extender una condición que hubiera durado menos si se hubiera atajado con anterioridad. Por lo tanto, si tienes sospechas de poder tener este problema, acude a un profesional cualificado para que te preste la ayuda que necesitas. Este es el mejor consejo que podemos darte.

Dicho esto, queremos presentarte a continuación algunos mitos que todos debemos desterrar relacionados con la depresión postparto

Mitos sobre la depresión postparto

 

“¡Es normal sentirse así! ¡Se te pasará en nada!”

Esta es una frase muy repetida por aquellas personas que nunca han pasado por una situación así. No te la creas. La depresión postparto no es sentirse agobiada, asustada o sobrepasada en algún momento. Eso sí que probablemente les pase a todas las madres, especialmente a las primerizas.

La depresión postparto es otra cosa. Este problema es una condición realmente incapacitante que, en sus casos más extremos, puede hacer que una persona sea incapaz de cuidarse a sí misma y, mucho menos, a su bebé. Es un problema que requiere mucha ayuda, comprensión y un tratamiento médico, por lo que nunca te creas una afirmación como la que acabamos de leer o ninguna otra parecida. La depresión postparto no es un catarro que se pasa con un par de días de reposo y, aunque se supera, es necesario contar con el tratamiento adecuado para ello.

“Si has tenido depresión postparto, no te vuelvas a quedar embarazada”

La verdad es que no se sabe exactamente por qué se produce la depresión postparto. Los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de determinar sus causas exactas, aunque sí hay unos factores de riesgo establecidos. Esto provoca que no se sepa con seguridad qué madres van a tener depresión postparto y por qué otras no desarrollan este problema.

De la misma manera, dado que cada embarazo y parto es también diferente, no existe ningún indicativo que asegure que una mujer que ha tenido depresión postparto con anterioridad vuelva a desarrollarla. En un embarazo posterior, tendrás las mismas posibilidades de desarrollar una depresión postparto o no hacerlo que cualquier otra mujer.

Puedes sufrir depresión postparto después de todos tus embarazos o tenerla una única vez. Por lo tanto, no creas que la depresión postparto necesariamente hará su aparición si te vuelves a quedar embarazada, porque no tiene por qué ser así.

“Si te tomas antidepresivos, no podrás amamantar a tu hijo”.

En primer lugar, nunca confíes en las palabras de una persona que te recomiende que no te pongas en tratamiento. Aunque no tenga mala intención, probablemente no sea consciente de la gravedad que puede revestir una depresión postparto. Dicho esto, es habitual que los médicos receten antidepresivos para tratar la depresión postparto. Sin embargo, siempre que sea posible, te recetarán medicamentos que sean seguros y con los que puedas seguir amamantando a tu bebé, salvo en situaciones muy extremas.

En todo caso, si esto te preocupa, háblalo con tu médico, pero no interrumpas tu tratamiento sin recurrir a su consejo.

depresión posparto“Solo tienes que preocuparte por la depresión postparto durante las primeras semanas posteriores al nacimiento de tu bebé. Si no la desarrollas entonces, ya no la tendrás”.

Esta afirmación suele ser resultado de confundir la depresión postparto con la depresión puerpal. La depresión puerpal es una afección que sufren aproximadamente el 80% de las mujeres y que consiste en una depresión muy leve que se experimenta justo después del parto.

Es una afección que no suele durar más de 10 días y que está relacionado con la montaña rusa hormonal por la que atraviesa el cuerpo de la mujer después del parto, así como por el periodo de adaptación a las nuevas responsabilidades por la que tiene que pasar la nueva mamá. Esta pequeña depresión, que no suele ser muy evidente, no dura mucho y sí suele desaparecer espontáneamente. Sin embargo, la depresión postparto es una afección mucho más grave y puede aparecer incluso un año después del nacimiento del bebé. Por lo tanto, tanto la madre como su pareja tienen que estar al tanto de esta posibilidad incluso meses después de la llegada del bebé.

Existen otros mitos y medias verdades en torno a la depresión postparto que nunca debes creerte. Si piensas que puedes estar sufriendo depresión postparto, no dudes en acudir a tu médico. No estás sola y no tienes por qué resignarte a sufrir por los tabúes sociales que rodean a este periodo de la vida de una mujer.

Acude a tu médico, sigue el tratamiento que te ponga y cuídate. Con su ayuda y los avances que se han producido a este respecto, muy pronto te sentirás mejor. Te lo aseguramos.

Depresión postparto | Características y medidas preventivas

 

Otros usuarios están viendo: Depresión prenatal | Complicaciones durante el embarazo

Artículos relacionados

final de la lactancia

Final de la lactancia y cómo elegir el momento adecuado

En muchas ocasiones, resulta difícil determinar exactamente cuándo se debe dar fin a la lactancia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *