Inicio / Madresfera / Parto prematuro: lo que debes saber5 minutos de lectura

Parto prematuro: lo que debes saber5 minutos de lectura

parto prematuroUn parto prematuro es un suceso que, comprensiblemente, llena de temor a los futuros padres. En cuanto se producen indicios del mismo, empiezan a pensar en todo lo que puede salir mal, tanto para la madre como para el bebé que está en camino. Esto es completamente normal, pero perder los nervios no ayudará en nada ni a tu pareja ni a vuestro bebé, por lo que vamos a darte algunas indicaciones que debes tener en cuenta si tu pareja sufre un parto prematuro.

Parto prematuro: Lo que debes saber

En primer lugar, debes saber que la atención a los bebés que nacen de un parto prematuro ha mejorado mucho en los últimos años. De hecho, actualmente se puede prácticamente asegurar la supervivencia del bebé, si no sucede ninguna complicación adicional, si el parto prematuro se produce alrededor de la semana 30 de gestación.

De hecho, el límite de viabilidad de embrión se sitúa actualmente entre las 22 y las 25 semanas de gestación, por lo que si el parto prematuro se produce durante esa franja, vuestro bebé aún tiene posibilidades de sobrevivir. Sin embargo, no sirve de nada que te ocultemos lo que sin duda ya sabrás: que cuanto antes se produzca el parto prematuro, menos posibilidades tendrá el bebé de sobrevivir o de hacerlo sin secuelas importantes.

De todas maneras, debes tener en cuenta que el hecho de que haya signos de un parto prematuro no significa necesariamente que vuestro bebé vaya a nacer en ese momento. En ocasiones, los médicos son capaces de detener la progresión del parto y conseguir que vuestro bebé continúe su desarrollo en el vientre materno durante más tiempo, por lo que el inicio de un parto prematuro no significa necesariamente que el embarazo llegue a su fin.



síntomas del parto prematuroSíntomas del parto prematuro

Dicho lo anterior, si tienes alguna sospecha de que estás sufriendo un parto prematuro, lo mejor es ir corriendo al hospital más cercano, especialmente si dichas sospechas vienen acompañadas de alguno de los síntomas del parto prematuro tales como contracciones continuadas, ruptura de la bolsa amniótica o sangrado.

Por lo tanto, dirigíos al hospital más cercano lo antes posible. Si salís desde casa, tómate un momento para recabar toda la información relativa al embarazo que tengáis, es decir, los informes del médico, las recomendaciones y cualquier otro escrito que consideres que puede ser de valor. Si las advertencias de que se está produciendo un parto prematuro se producen cuando estáis fuera de casa y no lleváis ninguna documentación del embarazo con vosotros, pasad el trayecto hasta el hospital recabando y recordando cualquier información al respecto que podáis recordar.

Esto es muy importante, especialmente si estáis lejos de vuestro médico u hospital habitual y os veis obligados a acudir a profesionales que no están familiarizados con vuestro caso en particular. La información es importante y, cuanta más tengan los especialistas que atienden a tu pareja, mejores cuidados le podrán otorgar.

Lo primero que harán los médicos será comprobar si estás verdaderamente de parto. Monitorizarán la actividad cardiaca del bebé, comprobarán si la bolsa amniótica se ha roto y si la cérvix se está dilatando. Durante estas comprobaciones, los especialistas verán si verdaderamente estás de parto o no. Si no lo estás, podréis iros a casa. Si lo estás y es posible, los médicos intentarán detener su progreso, especialmente si la gestación no ha alcanzado todavía las 32 semanas. Pero si el bebé o tu salud están en peligro, probablemente os digan que lo mejor para ambos es que se produzca el nacimiento.




Si esta es la decisión que toman los médicos, os informarán antes de seguir adelante pero, si el parto ya no puede retrasarse y existe riesgo para ambos, ya no hay muchas más posibilidades. Nuestra recomendación es que siempre sigas las recomendaciones de los médicos. Sin embargo, si el parto prematuro no avanza con demasiada rapidez y no habéis acudido a un hospital grande o a un centro de reconocido prestigio relacionado con el cuidado neonatal, es posible que os recomienden su traslado antes de que se produzca el nacimiento. No todos los centros médicos tienen las mismas posibilidades y es posible que vuestro bebé pueda recibir mejores cuidados en un centro más especializado. Si se produce esta recomendación, os aconsejamos que la aceptéis y que sigáis las recomendaciones del personal médico para que dicho traslado se pueda producir de la forma más rápida y segura posible.

Dicho todo lo anterior, lo único que puedes hacer es tratar de mantener la calma. Si habéis tenido que salir corriendo y no os ha dado tiempo a arreglar ningún asunto, pídelo a tu pareja de encargarse de ello, ya que el seguramente estará super nervioso y perdido sobretodo si sois primerizos. Si os dicen que el parto se va a producir, pedirle a alguien de confianza que os lleve al hospital la bolsa que hayáis preparado para el hospital, si ya la tenéis hecha, o que os traigan algunas cosas esenciales, como ropa para y algunas cosas para el bebé.

Si todo va bien, no será más que una falsa alarma o el parto podrá ser detenido hasta que sea el momento adecuado. Y, si no, acuérdate de que los medios médicos han avanzado mucho y que tu bebé y tu pareja están en buenas manos.



Artículos relacionados

final de la lactancia

Final de la lactancia y cómo elegir el momento adecuado

En muchas ocasiones, resulta difícil determinar exactamente cuándo se debe dar fin a la lactancia …