Inicio / Ropa premamá

Ropa premamá

ropa premamáA medida que tu tripita crezca, muy pronto descubrirás que la ropa que tenías ya no te sirve. Si bien durante tus primeros meses de embarazo tu ropa más amplia te seguirá siendo cómoda, tus prendas anteriores ya no serán una opción a partir del sexto mes. Por lo tanto, tarde o temprano tendrás que buscar una ropa premamá que se adapte a tus necesidades. Por ello, queremos presentarte algunos trucos y consejos que te ayudarán a navegar por el complejo mundo de la ropa premamá.

 

La ropa premamá: trucos y consejos

¡No compres demasiada! Es posible que, en algún momento, sientas que necesitas renovar tu armario completamente porque tienes muy poca ropa que te vale. Sin embargo, ten siempre en cuenta que la ropa premamá que te compres solo te servirá durante unos pocos meses.

Una vez nazca tu hijo, ya no te la volverás a poner hasta que te vuelvas a quedar embarazada, por lo que no merece la pena invertir demasiado dinero en una ropa que solo te vas a poner un par de veces. Por lo tanto, cómprate tan solo algunas prendas básicas que te valgan para cualquier ocasión y que realmente vayas a aprovechar, como vestidos amplios, camisas y pantalones cómodos, por ejemplo.

Olvídate de comprar prendas elegantes o que solo te sirvan para determinadas ocasiones, porque lo más probable es que no te compense la inversión. En todo caso, recuerda siempre que no vas a aprovechar la ropa premamá durante demasiado tiempo, así que no te compres demasiada. No te compensará. En lo único que te recomendamos encarecidamente que inviertas es en los sujetadores premamá, que tienen sus propias consideraciones.

Intenta aprovechar al máximo tu antigua ropa o la ropa que no sea premamá. La ropa premamá es, en ocasiones, bastante costosa, por lo que compensa aprovechar al máximo la ropa que ya tienes o, si es posible, comprar algunas prendas normales de tallas mayores durante el tiempo que se pueda. Camisetas o blusas más largas, pantalones de unas tallas más grandes o prendas de tejidos flexibles, entre otras posibilidades, te servirán de mucho.

Además, debes tener en cuenta que tu cuerpo no volverá a ser igual inmediatamente después de dar a luz, por lo que es probable que tengas que recurrir a ropa de tallas más grandes durante algún tiempo después del nacimiento de tu bebé. En esta coyuntura, este tipo de ropa algunas tallas mayor también te puede ayudar, por lo que no dudes en tratar de seguir utilizando prendas que no sean premamá durante el mayor tiempo posible.

Piensa en la posibilidad de aceptar ropa premamá usada o comprarla en tiendas de segunda mano. Muy pronto descubrirás que la ropa premamá es como la ropa de los bebés: la puedes usar durante tan poquito tiempo que se queda prácticamente nueva.

Por eso, puede resultarte muy útil recurrir a las prendas que usaron otras mujeres de tu entorno durante sus respectivos embarazos o comprar ropa premamá de segunda mano. Este tipo de ropa suele usarse muy poco, por lo que está prácticamente nueva y puede ser una buenísima opción si tienes un presupuesto ajustado o quieres tener mayor variedad, pues la ropa premamá nueva puede llegar a resultar bastante cara. Por lo tanto, piensa en recurrir a la ropa premamá de segunda mano. Te aseguramos que puede ser una solución realmente buena.

Recuerda que cada embarazo es especial. Muchas mujeres, antes de quedarse embarazadas, piensan que la ropa premamá tienen unas tallas uniformes predeterminadas que valen para todas. Pero cuando te quedas embarazada, descúbres muy pronto que cada cuerpo es diferente y también lo es cada tripita. Una prenda que le puede resultar cómoda a una mujer que tiene las mismas semanas de embarazo que tú puede no servirte a ti, por razones tan simples como que tu tripa está más alta o que tú has cogido menos peso. Por lo tanto, no te fíes tanto de las tallas indicadas y sí de lo que te pide tu cuerpo. Experimenta con diversas tallas y modelos hasta que encuentres la versión que te quede más cómoda y se adapte mejor a tu caso en concreto.

Ten muy en cuenta los tejidos. A la hora de buscar ropa premamá, la mayoría de las veces nos fijamos en los modelos y en si las prendas nos quedan amplias o no. Y esto es importante, pero también es necesario que tengamos en cuenta el tejido del que están hechas dichas prendas. Por ejemplo, un tejido rígido o que dé mucho calor no te será útil, pues no te dejará moverte cómodamente y empezará a ser restrictivo en cuanto tu cuerpo y tu tripita empiecen a aumentar de tamaño solo un poco más.

Por lo tanto, asegúrate de escoger tejidos amplios, flexibles y que dejen respirar a tu piel, para que te resulten más cómodos y den a tu cuerpo libertad de actuación. Esto es muy importante y debes tenerlo en cuenta a la hora de escoger tu ropa premamá.

Otros usuarios vieron: Sujetadores maternales | Alimentos prohibidos para embarazadas